MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Tejedores de cultura, el arte orgánico oaxaqueño en Oregon

tejedores culturales Bautista.jpg

PORTLAND, Ore. – El tejido de Oaxaca es conocido a nivel mundial, con el uso de los pies, las manos, hilos y un telar se crean obras de arte que no solo lo encuentra en México, sino aquí mismo en Oregon.

La familia Bautista podría ser la única localmente en desempeñar el arte del textil. Una profesión artesanal con la que la familia ha triunfado desde hace varias generaciones

La cadencia de los pies y las manos producen historias plasmadas en tela. La fusión de hilos entrelazados es un trabajo artesanal que se logra con la ayuda de un telar.

“Es una herramienta donde se elaboran diferentes tipos de textiles se pueden crear ya sea toallas servilletas, alfombras y tapices”, explicó Francisco Bautista, quien es un artesano oaxaqueño.

El Aventurero es el telar con el que teje de emociones y sentimientos, Bautista lleva toda su vida en el arte del textil y con su amigo bajo el brazo desde su infancia lo han ayudado a sobresalir

“Este telar es no nada más es el aventurero es mi mejor amigo donde expreso todos mis sentimientos”, relató Bautista.

El talento de Bautista es hereditario, su adiestramiento viene de tres generaciones atrás que se originó en Teotitlán del valle en Oaxaca, México.

“Mis papas y mi abuelo nos ensañaron a tejer a empezar a familiarizarse con el telar. De hecho, cuando iba creciendo siempre he mirado a mi papa parado en un telar”, dijo Bautista

Con su talento como carta de presentación. Francisco emigró a Oregon y ahora con dos hijos está forjando la quinta generación de tejedores.

“Mi hijo es el más pequeño yo le enseñé a tejer desde los siete años, tenemos unas fotos cuando hizo una exhibición en Eugene y él estaba muy contento de tener su telar”, contó él.

Cada tapiz lleva una historia, el árbol de la vida es uno de ellos que representa entre muchas cosas un árbol genealógico.

“Los diferentes pájaros que ves en el diseño representan las diferentes civilizaciones que existen en el mundo”, contó Bautista.


El color que tiñe los diseños es orgánico. Se producen de la tierra. La grana cochinilla, es un insecto que crece en el nopal y es la base para generar el pigmento rojizo.

“Lo que hacemos es exprimirlos para que se haga polvo”, recreó Bautista.

Mezclado con limón, genera un rojo fuerte y si al liquido se le agrega bicarbonato de sodio toma el tono morado.

Elaborar un proyecto requiere de esfuerzo y concentración por eso puede llegar a tardar meses.

“Depende del tamaño, del diseño y colores. Son los tres factores más importantes para determinar el tiempo”, dijo Bautista.

Francisco ha tenido momentos complicados, el arte es una industria difícil, pero siempre ha salido avante.

“Estamos en un país donde hay muchas oportunidades entonces depende de nosotros, depende de nuestra mentalidad de querer sobresalir y todo se puede con esfuerzo trabajo y dedicación” explicó él.

Francisco y su familia viajan por todo el estado exhibiendo su arte. Un hotel en Bend, Ore. le comisionó decenas de tapices.

En febrero irán a la costa del 19-23 para presentar su arte. Su meta es seguir dándose a conocer y apoyar a sus hijos que también heredaron el talento.

Para conocer más del talento de Francisco, visite: bautistaweaving.com

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending