MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Se busca acelerar reunificación de menores migrantes con familiares o padres de crianza

Reunificación familiar entre menores migrantes y familiares en EE.UU. podría tomar tiempo, según comunico LIRS.PNG

PORTLAND, Ore. - La llegada de niños migrantes no acompañados a la frontera al sur de Estados Unidos tiene a líderes políticos y organizaciones desconcertadas y en busca de soluciones para ayudar a ubicar a estos niños en hogares con familiares o padres de crianza temporal en lugar de que permanezcan en centros de detención.

Servicios Luteranos de Inmigración y Refugiados (LIRS), es una organización nacional que ayuda a unificar a menores migrantes con sus familiares en los EE.UU. o con padres de crianza temporal.

Este proceso, aunque urgente por lo que sucede en la frontera al sur del país, podría tomar tiempo.

“Para quienes quieren patrocinar a un menor, aseguramos una investigación minuciosa que incluye al FBI, investigaciones de abuso y negligencia infantil y aparte hacemos una revisión de visitas de hogar”, dijo Krish O’mara Vignarajah, presidenta de LIRS

La presidenta de LIRS explicó que alrededor del 85 al 90 por ciento de los niños son ubicados con familiares, pero el proceso podría tardar varias semanas o meses antes de entregar al menor.

Para casos de menores migrantes que son puestos con padres de crianza temporal el proceso tarda aproximadamente un mes.

“Tenemos un programa de transición de padres de crianza temporal al igual que hogares donde les proporcionamos cuidado y servicios a los niños mientras esperamos a reunirlos con sus familiares”, explicó O’mara Vignarajah.

Para personas que desean ser padres temporales, el proceso podría tomar entre tres a seis meses. Personas interesadas tendrían que llenar papeleo, tomar cursos específicos, ser sometidos a una revisión de historial criminal, dispuestos a ser observados en el cuidado de los menores y obtener su licencia del estado en el que viven con autorización para ser padres de crianza temporal.

Interesados en ser padres temporales, deberán vivir a unas 50 millas de distancia de una de las oficinas de la organización u otras agencias asociadas.

La prioridad es encontrar a familiares de los menores que estén dispuestos en darles un hogar seguro, un lugar en el que se puedan desarrollar de una manera saludable.

“Nuestras dos consideraciones importantes es que los niños tengan cuidado especifico al trauma, que tengan la libertad de ser niños y contar con apoyo comunitario”, agregó O’mara Vignarajah.

Más de 10,500 menores han sido ubicados con un familiar o un patrocinador temporal a nivel nacional desde enero a febrero 2021. En Oregon han sido casi 50 y en Washington 141.

O’ara Viganarajah afirmó que ahora con el gobierno de Biden hay más familias dispuestas en ser padres de crianza temporal y que han recibido llamadas de aproximadamente tres mil familias en una semana dispuestas en ayudar. Un fenómeno no visto durante el periodo de gobierno de Trump.

“Vimos un efecto escalofriante en las familias que estaban dispuestas a aceptar a los niños en su hogar por temor a que fueran detenidos o deportados y ciertamente hemos visto que eso ha mejorado”.

La Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC) al Suroeste de Washington aseguró que están esperando el llamado para movilizarse en ayudar en la reubicación de los menores.

“Tenemos que estar consientes con lo que el gobierno, el Departamento de Homeland Security y la Casa Blanca en cómo van a, que es lo que van a comunicar, que es el plan. Hasta que esa información se da cuenta nosotros ahorita tenemos nuestros ahorita tenemos nuestras manos amarradas”, dijo Diana Avalos Leos, de LULAC del Suroeste de Washington.

Agregó que están comprometidos en ayudar a los menores migrantes y los familiares en el proceso de reunificación y que quieren ser parte de la discusión conversación con lideres estatales cuando llegue el momento.

“Tengo entendido que el presidente de LULAC (a nivel nacional) hizo una declaración hacia la Casa Blanca de que dejen salir a los niños que están detenidos en los centros a sus familias que están ubicadas aquí en los Estados Unidos”.

La oficina del senador Ron Wyden comunicó que, aunque él no ha ido a la frontera desde el 2019, “siendo hijo de judíos que huyeron de los Nazis, estoy preocupado por la llegada de menores no acompañados y quiere ver a estos niños puestos en hogares seguros lo más pronto posible, preferible con familiares si ya están en los EE.UU., y de monitorear los lugares en los que se ubican por su seguridad”.

Agregando que “se sienten alentado por el gobierno de Biden-Harris que han pedido la ayuda de FEMA y los CDC en este proceso y estará ejerciendo su función de supervisión en el Congreso para garantizar que estos niños sean tratados con humanidad, con su salud y seguridad a la vanguardia”.

La oficina del senador Jeff Merkley también nos comunicó que él tampoco ha ido a la frontera recientemente, pero está en comunicación con defensores que expusieron la crueldad del gobierno Trump, agregando que el gobierno de Trump buscó prolongar la detención de los menores al amenazar a familiares quienes buscaban patrocinarlos y se alegra que el gobierno de Biden finalmente haya terminado con esta “horrible política” después de presionar al gobierno de Trump a poner fin de esa práctica los últimos dos años.

“No podemos repetir los mismos errores del pasado. Tenemos que construir un nuevo sistema que este enfocado en el bienestar de los niños y ninguna instalación masiva esta en el mejor interés de los menores. El gobierno de Biden deberá trabajar con urgencia para eliminar el uso de instalaciones masivas y mover a estos menores con familiares o patrocinadores lo mas pronto posible”.

Para más información sobre el programa de padres de crianza temporal LIRS, haga clic aquí.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending