MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Salón de belleza de Aloha ya quiere abrir, pero requisitos, gastos extras le impiden aún

Eva Flores de Miranda's Salon desea reabrir, pero tomara cursos de preparación para cumplir con ordenes del estado.PNG

ALOHA, Ore. - Dueñas de salones de belleza y peluquerías en Oregon les gustaría reabrir, pero los requisitos y gastos de reapertura los tienen inquietos.

Hace exactamente tres semanas que Univision Portland habló con Eva Flores, dueña de Miranda’s Salon en Aloha, quien tuvo que cerrar luego que la gobernadora de Oregon Kate Brown ordenara el cierre de los negocios no esenciales.

El martes, Univision Portland volvió a visitarla luego que Lindsey Graham, estilista y dueña de Glamour Salon en Salem, comenzara a recibir a clientes desde la semana pasada, desafiando las órdenes de la gobernadora porque tenía necesidad de ganar dinero para alimentar a su familia.

Flores quien está desesperada por trabajar, aplaudió la decisión de Graham.

“La verdad ya uno está muy deprimido, ya uno quiere caer en depresión, y yo le aplaudo que ella haya empezado abrir su negocio”, comentó Flores.

Ella no tiene planes de abrir por el momento, ya que en el Condado de Washington, donde se encuentra su negocio, es uno de los más afectados con el mayor número de contagios (514 casos, según el reporte más reciente del Oregon Health Authority).

Flores, quien tiene 15 años de experiencia como profesional en la industria de belleza, dijo que reabrir ahorita significaría incurrir en gastos adicionales para cumplir con los requisitos.

“Esos son unos costos extra que sería para nosotros empezar y pues ahora sí, en mi opinión, es como cobrarle un dólar extra al cliente por la capa que vamos a usar para ellos porque ahora si va a ser una capa desechable para cada uno”.

Oregon OSHA está tomando cartas en el asunto de Glamour Salon. La agencia nos comunicó que no puede comentar en este caso en particular ya que está bajo investigación, pero cualquier negocio que no cumpla con las ordenes está sujeta a multas o sanciones de Oregon OSHA.

Graham ha dicho que no está violando ninguna ley, ya que no está obligando a nadie en su establecimiento a trabajar.

La oficina de la gobernadora Brown dijo en un comunicado que es una falta de responsabilidad de negocios a abrir antes de tiempo.

"Incumplir las ordenes de la gobernadora bajo el actual estado de emergencia es considerado un delito menor clase C, por lo cual la consecuencia penal sería30 días de cárcel y/o una multa de hasta $1,250. Esto se aplica a dueños de negocios al igual que clientes".

Aunque durante la pandemia el enfoque de las autoridades será educar al público sobre las medidas de distanciamiento social, las penalidades serán de último recurso si propietarios no cumplen de manera voluntaria.

La oficina de la gobernadora agregó que, aunque los sacrificios que han hecho los oregonianos ha prevenido hasta 70,000 infecciones de Covid-19, la pandemia no termina y la decisión de cada individuo cuenta.

Aunque no puede abrir todavía, Flores aseguró que está tomando los pasos necesarios para estar preparada para cuando pueda.

“Si tenemos los desinfectantes, siempre los hemos tenido, simplemente que ahora es como certificarnos nada mas para estar prevenidas para el Covid-19”.

La oficina de la gobernadora Kate Brown publicó un plan de reapertura de la "Fase uno del sector de servicio personal", que incluye salones de tatuajes y de belleza.

El plan no ha sido oficialmente aprobado y aún falta fecha para que sea puesto en práctica.

El plan inicial es que proveedores de servicio personal se comuniquen con clientes antes de su cita y preguntar si han tenido tos, fiebre, falta de aliento o si han estado en contacto cercano con alguien con estos síntomas o COVID-19 en las pasadas dos semanas.

Si la respuesta es afirmativa, se les pedirá que reprogramen su cita. También se les pedirá que mantengan al menos 6 pies de distancia entre otras personas dentro del establecimiento.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending