MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

CDC: estudio indica que 50% de los residentes de Oregon se sienten nerviosos y deprimidos

HOUSTON, TX - NOVEMBER 19: (EDITORIAL USE ONLY) A medical staff member holds a hand of a patient suffering from the coronavirus disease (COVID-19) in the COVID-19 intensive care unit (ICU) at the United Memorial Medical Center on November 19, 2020 in Houston, Texas. According to reports, Texas has reached over 1,140,000 cases, including over 20,600 deaths. (Photo by Go Nakamura/Getty Images)

PORTLAND, Ore. - Una encuesta hecha por los centros de control de enfermedades (CDC) en julio señaló que la mitad de los que respondieron estaban deprimidos o se sentían ansiosos, y a los expertos de salud les preocupa que el número vuelva a aumentar.

"Ese porcentaje disminuyó a principios del otoño, pero ha comenzado a aumentar nuevamente", dijo el Dr. Patrick Allen, director de la Autoridad de Salud de Oregon (OHA).

Durante una conferencia de prensa el miércoles, Allen dijo que el estado está analizando el comportamiento y la salud mental de la gente como daño colateral de la pandemia.

"Sabemos que hay muchas víctimas que nunca han contraído el virus. Si bien no están documentadas en nuestras pruebas, el virus también los ha dañado; les ha robado sus estilos de vida, sus hogares o su bienestar emocional, sin haberlos afectado nunca, sus cuerpos, sus pérdidas son importantes ", dijo Allen.

Este comportamiento se puede analizar a través de la venta de alcohol y de marihuana, casi se han duplicado desde que comenzó la pandemia.

Allen agregó que casi se han triplicado las llamadas sobre cuestiones de vivienda y de inseguridad alimentaria.

"Algunas personas pueden escuchar estos datos como puntos de prueba de por qué debemos abandonar cualquier responsabilidad colectiva de protegernos unos a otros, incluso si eso significa restringir temporalmente las actividades normales o repensar tradiciones preciadas como una gran cena de Acción de Gracias, pero nada podría estar más lejos de la verdad". dijo Allen. "La dura realidad es esta: no hay nada normal mientras el virus se propague sin control y los puntos de contacto de la vida diaria, ir de compras, cenar con amigos, hacer ejercicio, podrían enfermarlo".

Allen dijo que los funcionarios estatales están tratando de encontrar un equilibrio.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending