MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Ante crisis del COVID-19, estafadores aprovechan desinformación y miedo

(MGN)

PORTLAND, Ore. – Los ataque cibernéticos continúan haciéndose más sofisticados, pero sigue habiendo sencillos pasos para prevenir caer víctima de ciberpiratas, especialmente en tiempos de crisis como el que vivimos ahora por la pandemia del coronavirus.

Según el El Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI), en el 2017 los delitos cibernéticos tuvieron un costo de $600 mil millones y el tiempo que se tomó para identificar una filtración de datos era de 197 días. Para contener la infiltración tomó aproximadamente 69 días.

“El ransomware es donde básicamente los hackers secuestran un sistema informático y ellos piden una recompensa para recuperar esos datos”, explicó Isaac DeLong, agente del FBI en Portland.

El agente especial agregó que otros tipos de ataques son a través de cuentas de correo electrónico, en donde personas fingen ser empleados, empresas o dueños de una compañía y le piden información o incluso dinero por un favor o una factura falsa.

Cualquier persona puede ser víctima fácil.

Carmen Castro, directora ejecutiva de la Cámara Hispana Metropolitana de Oregon y el suroeste de Washington, dijo que ellos y uno de los miembros de la organización fueron victimas de una estafa.

“Uno de los negocios nos comunicó que tuvieron un problema, que hubo una entidad que en realidad quería un pago para que rescataran su información”, explicó. “Pudieron, esta entidad filtrar el sitio donde tenían todos sus folios y esperaba un pago para poder devolverles la información”.

Santiago Estrada, director global de una compañía de exportaciones con sede en Chicago, Illinois, comentó que aunque él nunca ha caído víctima, el riesgo siempre está presente y toma medidas de precaución.

“Aunque tenga yo ya un poco de especialidad detectando cosas que no son muy favorables puedes caer en la tentación y pensar que ese documento lo puedes abrir”.

Él dijo que la mayoría de la comunicación y el trabajo de su empresa se hace a través de correos electrónicos.

“Lo que sucede es que sino tenemos cuidado con lo que estamos enviando a nuestros clientes fuera de Estados Unidos, en otros países alguien más está capturando ese correo electrónico y le pide al cliente nuestro porque ya ha sucedido que le envié dinero a la cuenta, que hubo un cambio en un dígito creado especialmente para que ese dinero sea transferido a una cuenta pirata”.

Además, en esta etapa de desinformación y miedo por el brote del COVID-19, el FBI advierte de posibles estafas en línea o a través de aplicaciones.

“El FBI está publicando la información que tenemos sobre el virus corona en nuestra página de Tuiter”, afirmó DeLong.

Otra estafa común, son los romances virtuales, donde una persona vulnerable cae victima y envía dinero a alguien que desconoce.

“Toman ventaja de esas personas que son vulnerables buscando el amor de su vida y esa persona quizá sea real, quizás no, pero le pide dinero, y siempre, como en todas las estafas, hay que verificar antes de confiar en otra persona que usted no conozca en la vida real”, explicó DeLong.

El agente especial aseguró que para recuperar el dinero enviado podría ser casi imposible, por lo cual uno debe hacer lo posible evitar que ocurra.

Agregó que es importante actualizar el sistema antivirus de su computadora y levantar una denuncia si cree que cayó victima de estafa.

Para reportar un delito cibernético haga clic aquí.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending