MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Sueños de un poblano

Jorge Gadea picture.jpg

Jorge Gadea nació en México, en el estado de Puebla. Ha vivido por 22 años en los Estados Unidos, durante los cuales ha aprendido sobre la importancia de mantener a la familia unida. Es un padre que ha superado un trauma vivido en la niñez, y que ha plasmado en un libro, y en las canciones que ha escrito.

Su familia está compuesta por sus tres hijos, su hija, y su esposa que ha sido siempre incondicional, y que se ha mantenido a su lado desde que eran jóvenes. Por fortuna, el trabajar en familia los ha ayudado a conseguir lo que buscaban cuando decidieron vivir en EU.

A Jorge le gusta trabajar arduamente y se ha tenido varios trabajos, algunos de ellos peligrosos, como el que desempeñó en una fábrica de carne, en donde perdió parte de un dedo.

Cuando Jorge cruzó la frontera, como muchos inmigrantes traía sueños con él, pues pensaba en hacer su casa y regresarse a México en dos años. Porque según Jorge todas las personas que cruzan la frontera, por donde la hayan cruzado, buscan un mejor futuro. "Hacer una casa, o quizá ayudar a nuestros padres, a nuestros hermanos. Pero a veces cuando llegamos aquí se nos olvida esa parte, y nos desviamos del camino, y se nos olvidan los sueños… a que venimos. Los sueños son para tratar de lograrse y nunca olvidarse.” Mencionó Jorge. Por eso, él no olvida sus sueños y los tiene presentes todo el tiempo, porque hasta el día de hoy sigue luchando para lograrlos.

La escuela no fue su fuerte, y sólo estudió la secundaria. Pero, las canciones que compone le llegan al pueblo, y le da mucho gusto que a la gente le gusten. Eso no sólo le emociona, sino que también le da energía para salir adelante.

Dice: “Creo que son letras que salen del corazón. Muchas canciones las he compuesto de vivencias mías. Son letras que humildemente compongo con mucho amor.”

Grupos locales como: “Los Grandes de Tijuana”, “Mazari”, “Los Enamorados”, y en México: “Banda Z”, “Grupo Callejeros”, “Cristian Flores”, entre otros han grabado sus canciones. Pero, como aún no vive de sus regalías, tiene otro trabajo.

Trabaja arreglando jardines por su cuenta, y lo ha estado haciendo por casi 15 años.

Pero, ahí no termina todo. Hace algunos años deseaba escribir un libro, y no sabía cómo hacerlo, pero como él siempre dice, cuando se tienen las ganas de hacer algo, Dios pone a las personas indicadas en el camino para ser ayudado.

En su libro habla de vivencias que le marcaron la vida. Se llama “Perdonar Para Sanar”. Lo escribió por una necesidad. Porque necesitaba sanar su corazón y su alma por un trauma que tiene desde niño. Ahora, que ha aprendido a vivir con él, decidió escribir su libro, para poder ayudar a otras personas, que tal vez hayan pasado por lo mismo que él pasó. Escribió del proceso de sanar, porque para él es importante perdonar a las personas que nos han hecho daño. “Necesitamos perdonar para liberarnos nosotros mismos como persona, y para poder ser felices. Porque cuando no perdonamos dañamos a nuestra familia también sin querer, y no somos felices completamente." Dijo Jorge.

Ahora que Jorge ha perdonado se dedica a cuidar a su familia, mantener su trabajo, y dar su tiempo libre como voluntario… leyendo en la parroquia a la que comenzó a asistir desde hace 18 años.

Actualmente, está a punto de publicar su libro en español, y pronto su versión en inglés. Pero, entre sus planes a mediano plazo, está el de comenzar a escribir el que será su segundo libro. Porque para él, lograr las metas que se propone lo hace un triunfador, que lleva una sonrisa en la cara. Cuando le pregunté si se consideraba un triunfador me contestó: “Puedo decir que si, de verdad me siento feliz, puedo decir que de niño viví una vida que yo no escogí vivirla. Pero, eso me hizo más fuerte. Eso me hizo ser el hombre que soy el día de hoy. Yo me considero un hombre luchador por mi familia, y por ser feliz. Creo que es el propósito para lo que Dios nos mandó aquí a esta tierra… a ser felices."

Jorge tiene un mensaje para la comunidad inmigrante: “Que recuerden esos sueños que traían cuando cruzaron la frontera… vuelvan a recordarlos, y seguir luchando todos los días. Cada amanecer es una nueva oportunidad para volver a empezar.”

Finalmente, agregó que por encima de todos los sueños que ha cumplido, el más importante ha sido, el de mantener a su familia unida, porque como él dice: “Es algo con lo que he soñado siempre. Vivir feliz es lo principal. Quiero que mi familia sea feliz. Que mis hijos sepan de dónde vengo yo, y como hemos ido luchando poco a poquito para lograr lo que hemos hecho hasta el día de hoy.”

Sin duda esta es una historia motivadora, que nos hace reflexionar sobre la vida, la familia, los sueños, el trabajo, muchas otras cosas más… pero principalmente, que para se pueda llegar a ser completamente feliz, y así hacer felices a otros, debemos perdonar para sanar.

Trending